Los scouts, siempre listos para ayudar a los demás

Unos 2 mil jovencitos de 6 a 17 años aprenden valores y servicio comunitario mientras juegan. Los más pequeños que forman parte de La Manada representarán a Honduras en un congreso centroamericano, en abril de 2009, en Belice

Tegucigalpa, Honduras .

Ser parte de la Asociación Scouts de Honduras es un gran logro para Mónica Sofía ávila.

La pequeña de 9 años de edad es uno de los integrantes del grupo La Manada, donde niños de 6 a 11 años se reúnen todos los sábados en un programa donde no solo juegan, sino que adquieren conocimientos.

Y es que, al igual que ella, un grupo de jovencitos desde 6 a 17 años, en vez de estar en casa viendo televisión o jugando al fútbol en sus ratos libres, realizan actividades sociales como limpiar áreas verdes, recoger basura y hasta lavar los bustos ubicados en el bulevar Los Próceres, en una labor que es aplaudida por los capitalinos.

“Estoy muy feliz de estar en la Manada, he aprendido mucho jugando”, dijo Mónica.

Quiénes son

Desde su nacimiento en 1921, la Asociación Scout de Honduras, ha logrado estimular a niños y adolescentes a ser mejores personas cada día.

Con la frase “Siempre listo”, un lema que se ha escuchado durante generaciones, es la bandera de lucha de estos jovencitos que están prestos a responder a un llamado de ayuda de la población.

En la capital, los Scouts de Honduras están organizados en 4 distritos y cada uno contiene 6 grupos de trabajo.

“Cada equipo está clasificado de acuerdo al rango de edades de los miembros”, explicó José Ramón Pereira Pascua, Director de Distrito 1 de Tegucigalpa.

El grupo La Manada está conformado por niños de 6 a 11 años, después de esa edad pasan a la unidad Tropa conformado por menores de 11 a 15 años.

Los jovencitos que tienen entres 15 y 17 años forman parte de la unidad de Caminantes y de 18 a 21 son los Roberts.

Los grupos

“La Manada” es la tropa que aglutina a los más pequeños y está integrado por seis niños a través del método “aprender jugando”.

Se reúnen para realizar una serie de actividades que les ayuda a conocerse a ellos mismos, a ser solidarios con el prójimo, a mantener una relación con Dios, y a contribuir en la sociedad sin esperar nada a cambio.

Estos chiquitines tienen un encuentro semanal, dedican dos horas los sábados para compartir con sus compañeros nuevas experiencias.

En cada reunión aprenden algo nuevo, lo que más les gusta y divierte, es que lo hacen por medio del juego.

Saltar, correr, gritar y hasta ensuciarse es parte de este proceso, y definitivamente lo disfrutan al 100 por ciento.

El único requisito para entrar al equipo es saber leer y escribir. No se recluta a los miembros, el niño elige a sus compañeros por afinidad.

Estos chicos participarán el año próximo en el Quinto Encuentro Centroamericano que se realizará en abril del año próximo en Belice. Los padres de familia ya empezaron a realizar una serie de actividades para agenciarse los fondos.

Las etapas

A todos se les pide pagar voluntariamente una mensualidad de 15 ó 30 lempiras por la inscripción que le da derecho a un carnet de identificación y una insignia que el scout se coloca en el lado izquierdo de la camisa.

Después de La Manada, al cumplir los 11 años, pasan a formar parte de la Tropa, para ello deben saber cómo se elaboran tres tipos de nudos, que son los básicos: el ocho, el as del guía y el simple o nudo ciego como se le conoce comúnmente.

 

Además reciben una capacitación adicional, donde se les enseña otro tipo de nudos que los preparan para ir de campamento.

La frase que les identifica es “Siempre es mejor”, porque lo que quieren es llegar a ser mejores cada día siempre.

Otro de los lemas que han creado es: “Historia sin fin”, la cual surgió en un campamento reciente, con plena convicción aseguran que el significado es que ellos cada día hacen su propia historia.

Y es que eso no es todo, la creatividad de los chicos es interminable, a su corta edad componen sus propias canciones, las que entonan a todo pulmón cada vez que realizan una caminata, asisten a un campamento o realizan una actividad.

Los integrantes de La Manada son los más pequeños del grupo, por eso siempre les acompaña un adulto.

La asociación se compromete de cuidar a los pequeños, para esto existe una estricta vigilancia de parte del educador mayor, su presencia es estimulante, este se incorpora alegremente al dinamismo de los niños y adolescentes.

Identificación

Con mucho orgullo los scouts portan su uniforme, el que consta de una camisa verde, pantalón de mezclilla color azul y zapatos oscuros.

En la camisa llevan dos insignias, en la parte de enfrente una flor del lis Nacional, significa scouts de Honduras y la otra es la flor del Lid Mundial, lo que quiere decir que hay hermandad mundial.

La flor nacional tiene dos estrellas que representan lo alerta que deben estar los jóvenes y cada punto de las estrellas es un artículo de la ley scouts. El pañuelo en el cuello, según su color, representa un grupo.

El movimiento tiene casi dos mil miembros en la capital. Se reúnen en escuelas y colegios. Dentro de sus principios está ser honorable y prestar servicio sin esperar nada a cambio.

Antes se conocían como Boys Scouts, pero al ingresar muchachas, a través de una reforma en 1654 se cambió al de Asociación Scouts.

http://www.elheraldo.hn/Sintesis/Lo-mas-leido/Ediciones/2008/11/25/Noticias/Los-scouts-siempre-listos-para-ayudar-a-los-demas

Publicado con El navegador Flock

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: