Dame tiempo, Señor

Dame tiempo, Señor

Permalink 02.03.08 @ 11:15:28. Archivado en Reflexiones

Si hay una cosa que te agradezco, Señor,
es la paciencia que tienes conmigo:
me aceptas como soy,
me das mi tiempo para buscarte
y Tú, como Padre prudente, estás siempre esperando
a que quiera encontrarme contigo.
No me impones ni el qué, ni el cómo, ni el cuándo;
y si me equivoco,
voy con las cosas a medias o llego tarde, Señor,
puedo estar tranquilo
porque sé que Tú sigues estando.

¿Por qué no hago yo lo mismo
con los que están a mi lado?
Ayúdame, Señor, a imitar lo que Tú haces conmigo:
haz que no sea yo
quien imponga a los demás lo que quieran,
el modo de hacer las cosas
o el momento de dar de sí lo que yo espero.
Líbrame, Señor, de la tentación
de querer que los demás sean como yo quiero que sean.
Que mi empeño no sea, Señor, darles respuestas,
sino suscitar preguntas para encontrar,
en ellos y con ellos,
la respuesta que Tú quieras.
y por encima de todo, Señor, que no pierda la paciencia,
que mi meta no sea imponer mi criterio
y que el Salvador al que anuncie no sea yo, sino el Salvador del Evangelio .

Blogged with Flock

Tags:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: